Rufino Silva “el Hombre del Centenario”

Sábado, 06 de Agosto de 2016 12:40
Imprimir
alt
VILLA ÁNGELA- Rufino Abdón Silva nació el 30 de Julio de 1916 en Santiago y desde muy joven se vino a esta ciudad, donde vive hasta la actualidad en una casa antigua por la calle Balcarce en el corazón del Pueblo Viejo. 

Rufino Silva, con 100 años de historia, dejó sus huellas en la construcción de varios edificios tan importantes como la Municipalidad, la Plaza San Martín, la Comisaría Primera, la Chaqueña y otros lugares que hacen a la historia de los villangelenses.

“Cuando yo vine a Villa Ángela compré un ranchito, aquí no había calles, no había nada, compré un ranchito aquí y  me acuerdo que cuando era empleado Municipal esos sitios habían sido comprados por un gringo. La Municipalidad vendía los terrenos como este pero le daba un plazo de tres meses para edificar sino los perdía. Yo estaba en la chacra, los chicos eran chiquitos y con los primeros pesos que gané compré 10 mil ladrillos para comenzar a construir mi casa”.

El primero y el mejor recuerdo de Don Rufino es  “Don Felipe Bittel, (de quien conserva una balanza que le había comprado en aquellos tiempos). Ese fue el mejor gobernador que cuando Perón se hizo cargo del País, fue el primero y gran peronista”.

Cuando se le preguntó a Rufino Silva sobre el mejor recuerdo que tenía él contestó que fue “el tiempo de Perón, cuando marchamos nosotros los obreros, era el tiempo mejor que el país pasó en toda la historia. Perón vino a libertarnos y tuvo que dar el poder al obrero para que puedas hacer las cosas y así se hizo el País. Después de los obreros llegaron las fábricas y Bittel me propuso ser Diputado, pero yo no quise porque era dirigente obrero por todos lados, delegado y así pasé”.

El hombre del Centenario recordó construir la Municipalidad, la Plaza, la Comisaría Primera, porque “trabajé como albañil, también trabajé en La Chaqueña, la desmotadora, trabajé como dos o tres años, en los obrajes, en la chacra, en el campo, en la Municipalidad, en la Forestal, por todos lados” rememoró Silva.
“En la Forestal trabajé como 20 años, en los obrajes era allegado de los obreros, en fin, yo era una persona muy respetada porque era bueno, sano, honesto, respetuoso, respetaba todos los derechos tanto peronistas y si no era peronista igual” dijo Rufino Silva.

Este hombre trabajó hasta los 60 años “trabajé por lo menos 50 años para tener todo esto a fuerza de brazo, voluntad, esfuerzo, pasando toda clase de vida, a veces buena a veces mala, regulares y así, por el campo”.
“El peor momento que pasé fue cuando cayó Perón que quedamos todos por el suelo, entonces tuvimos  el peor tiempo, cuando estábamos con la Forestal donde trabajaba con el hacha”.

Rufino Abdón Silva tuvo 13 hijos “todos vivos, los crie a  fuerza de trabajo, haciéndolos trabajar a los que pueden, cuidándolos, dándoles la comida, la educación  y se hicieron gente, la mayoría están bien porque no son maleducados, son educados, respetuosos. Algunos, son policías retirados, jubilados, maestros, fotógrafos, a fuerza de voluntad, porque todo lo que yo hice pasó por mis brazos”.
Fuente: Prensa Municipal

Share